Momento aleatorio en el metro

Estándar

Hoy, en el trayecto de la escuela a mi casa, tomé el metro esperando lo de siempre: escuchar música y no prestarle atención a las personas. Pero no contaba con que sucedería algo interesante en una vecindad mía.

Una mujer que se sentó a mi lado tenía en sus manos unas copias en las cuales se describía un modelo financiero con argumentos de probabilidad. Se preguntarán, ¿qué tiene de especial eso? Por sí solo no tiene nada, pero logró desencadenar una buena conversación. El tipo que estaba directamente frente a ella, llamémoslo sujeto A por comodidad, se interesó por unas ecuaciones que ella había deducido de lo referente a las copias (tenía que ver con la normal). Durante tres estaciones estuvieron platicando de estas ecuaciones, pues el sujeto A las sometió a un escrutinio severo. Para esto en esa tercera estación entró al vagón y se sentó a lado un señor mayor (sujeto B). Mi parada sería la siguiente estación. Entre esas dos estaciones el sujeto A empezó a criticar el hecho de que faltara el momento estocástico en las ecuaciones de la mujer. Como todos se venían imaginando todo se deducía de Black-Scholes. De esto se desprendió que se tocara el movimiento browniano, momento en el cual el sujeto B, pendiente de la plática, pudo intervenir. Esto porque el sujeto A lo vio tan metido en la plática que le preguntó si sabía qué era el tema. El sujeto B no dudó en contestar y virtió toda su sabiduría en los pocos metros que faltaban para que frenara el tren. Salí del vagón feliz. Punto para la probabilidad.

Miriam Black

Estándar

Blackbirds, Mockingbird The Cormorant componen una serie de libros, escrita por Chuck Wendig, cuya protagonista es (sí, adivinaron) Miriam Black. La historia es la de una mujer en sus veintitantos problemática, lo cual es algo ya conocido; además Miriam tiene un poder especial: con tocar a otra persona sabrá como y cuando morirá el otro. Al leer la frase anterior se podrá pensar: «Vaya, otra serie para jóvenes que buscan escapar de la realidad con cursilerías». Sí, puede ser usada para eso; pero no se podrá estar más lejos de la realidad. Ésta es una serie literaria que deprimirá al lector pensando que tiene cáncer (todo da cáncer en esta época) y que le hará vivir al momento todo lo que le ocurra a Miriam, pues Wendig decidió escribir esta serie en tiempo presente con un estilo cinemático.

Durante la serie Miriam va descubriéndose a sí misma así como todo lo que conleva su poder, a su vez se desarrolla el tema de la fatalidad contra el libre albedrío. Y aquí es donde se encuentra el error fatal de los tres libros: todo se repite hasta el cansancio. No me parece mal que se repita el tema principal, o cualquier situación, siempre y cuando no se vuelva predecible, como es el caso. Por otra parte los personajes no son tan sencillos, conforme la historia progresa van ganando complejidad.

En fin, a lo que vamos: esta es una serie de fantasía urbana que no disfrutará todo aquel que se fije tanto en el desarrollo de ideas profundas a lo largo de todo un texto. No, la gozarán quienes se puedan conformar con acción, eventos sobrenaturales y la forma tan divertida de escribir de Chuck Wendig (aquí una prueba: https://wordpress.com/read/post/feed/504267/728077488).

Sobre la Literatura y su Nobel

Estándar

El advenimiento de la segunda semana de octubre da inicio a la entrega de los Premios Nobel, suceso que sin duda desata el debate entre los fanáticos de los diversos ámbitos en el que se otorga tal premio; siendo éste mayor en Economía, Literatura y Paz. ¿Qué se impondrá en estos rubros? ¿Una economía matematizada o una economía menos abstracta? ¿Por fin se impondrá la Murakami-manía o predominará la sensatez y el premio lo recibirá alguien que lo merezca? ¿Se repetirá la historia de Obama o se dará como verdadero reconocimiento este premio a alguien que sí luche por la paz, sea cual sea su trasfondo?
Desafortunadamente no soy quien para debatir sobre del primer ni del tercer rubro; en Economía por no estar enterado de las teorías más recientes que puedan tener impacto en un cambio de pensamiento; en Paz por no creerme capaz de imponer la norma bajo la cual se diga qué es más correcto sin caer en un sesgo. Por esos motivos me enfocaré en Literatura por ahora.
Vargas Llosa, Tranströmer, Yan y Munro conforman la lista de los receptores del Premio Nobel de Literatura del 2010 al 2013. Un peruano, un sueco, un chino y una canadiense; dos americanos, un europeo y un asiático; tres hombres, una mujer. Pareciera ser que en estos años la Academia que otorga los galardones está pagando deudas a autores que, dada su capacidad y su talento, son más que dignos de recibir esta honorable recompensa a su trabajo; por ello este año resulta particularmente difícil en cuanto a escoger un candidato que sea un fuerte contendiente. ¿Se dará el caso de otorgar el premio a una mujer por segundo año consecutivo por primera vez en toda la historia del premio? ¿Regresarán a Europa o nuevamente visitarán África o se decantarán por alguien que provenga de Asia? Dado el estilo de los anteriores ganadores, ¿se volverá a escoger la novela o poesía o verán con buenos ojos el teatro, la historia o quién sabe, la filosofía? ¿Será un autor desconocido para todos o un rockstar del momento?
Para mí, lo más probable es que el premio se quede en Europa y que sea un húngaro llamado Péter Nádas quien reciba el premio. Sería premiar nuevamente a la novela; una novela que es larga y para muchos (los que leen por engreídos) tediosa; empero, para los ávidos lectores, Nádas crea un ambiente sin igual, capta la esencia de lo que el quiere y lo logra transmitir tanto en fondo como en forma, hace que la lectura de un escrito suyo sea todo menos tediosa, no te arrepientes de leer ni una de las palabras escritas por él. Es increíble, tanto, que habla por sí solo.
Con mi preferencia revelada pasaré a dar mi opinión sobre autores que podrían llenarle el ojo a la Academia. En primer lugar está Ngũgĩ wa Thiong’o, autor keniano de prosa; no he podido leer hasta ahora, pero al parecer es un eterno contendiente en esto (mi información proviene de todos los blogs que he leído sobre el tema). En segundo lugar está el mismísimo Javier Marías, autor español de novelas que durante sus obras no deja de ser sarcástico, elegante y fascinante; un verdadero deleite al ser leído. Salman Rushdie, autor indio, sería el tercero en esta lista; inigualable al momento de causar polémicas, al igual que Marías no deja de ser sarcástico sin dejar de ser exacto y elocuente al momento de crear mundos que te engullen al leerlo. En cuarto lugar, sí, hay una mujer: Svetlana Alexievich, periodista bielorrusa que no teme escribir lo que piensa, bajo su investigación y su escritura te deja queriendo más; magnífica. Finalmente, como quinto integrante de la lista está Edgar Morin, nombre de un francés que a muchos les será desconocido; filósofo que podría ser de los más importantes en los últimos cincuenta años, conciso y pulcro; no temió desafiar a nadie en su carrera; es deber el leerlo al menos una vez en la vida. Como mención honorífica a la historia pondré a Eric Hobsbawm, historiador británico que bajo la línea marxista expuso sus análisis y marcó una pauta en su ámbito; lamentablemente no forma parte de la lista puesto que el año pasado falleció, un evento triste para todos.
Para cerrar volveré a decir que este año es una tarea muy difícil la de elegir al ganador del Nobel de Literatura, hay demasiados factores que son imposibles de controlar. Me parece haber puesto un filtro muy estricto, tendiente hacia la prosa, por lo que varios autores que deberían pertenecer a la lista, que escribí arriba, no aparecen. Deberán perdonarme el ser sesgado cuando creí que no lo sería.

Power of Geometry – Using area in continuous probability

Estándar

Math Snippets

We encounter probability everywhere in our life. From estimating the chances of our teachers catching us dozing off in class to the probability of us meeting Ariana Grande on the streets, probability is inherent in our daily lives.

The inspiration of this introduction of using geometry in probability came to me just this afternoon. I was walking towards the bus stop when 2 buses (that share the same route) sped past me, back to back. (It was a horrible looking at them cruise past me just like that, but that’s another story all together.) 2 girls in front of me also noticed this and one of them asked the other a question which I thought was interesting. She asked what the probability (of the 2 buses going to the same bus stop back to back happening) was. After which, she attempted to suppose the condition that if 3 buses were to be employed…

Ver la entrada original 529 palabras más

«About Murakami»

Estándar

I have heard diverse opinions about Murakami, and although I do believe he is a great writer I do not think he is one of the greatest of our times, he is not even near that select group.
And it is difficult to say that as he is the one that freed Japanese Literature of Kawabata, Oe, and Mishima’s tradition. Murakami refreshed their ideas and now, Japanese novels focus no more on exalting the past not polluted by other cultures, that wonderful past that marvels me, but it goes astray of it and lands in the near past and present, that present that many people want to live in. He dared to challenge those three pillars and apparently he won, and bot only in Japan, but his success was worldwide. He could manage to mix pop culture with a growing country full of mysteries. And for a sole man to do that he has gained the respect he deserves.
Unfortunately with the fame he obtained came the fans, both good and bad ones. I do despise the bad ones as they seem to care only for his work to be recognized with a Literature Nobel Prize, not believing worthy anyone else; and that is despicable. Maybe he will win that prize someday, but as far as I am concerned, in a globalized world as ours, there are many writers that today deserve that prize more than he does.

«¿Debe llevar título este sinsentido?»

Estándar

Quizá responderse a sí mismo quién es uno es la tarea más difícil que pueda haber. Creemos tener la respuesta por estar en nosotros mismos, pero por otra parte no pensamos que podemos estar cegados por nuestra misma creencia de lo que somos. Y daquí parece surgir una dicotomía pues, ¿somos lo que creemos ser o nos vela el orgullo propio que nos dice ser algo que no somos?
Hace tiempo leí, cuando recuerde la fuente lo haré saber, la que creo una solución acertada: somos quienes somos que somos a través de los otros para nosotros; esto no es que tengamos que ser lo que los demás quieran que seamos, sería pusilánime, sino que ¿cómo nos definimos sino a través de la convivencia con otras personas? Probablemente al final esas personas, a las que no creemos capaces de decirnos cómo somos, podrían ser más certeros que nosotros mismos al descifrarnos; todo por la influencia que lleguen a ejercer sobre nosotros.
Toda esa palabrería para llegar a esto: creerse realmente un ser ajeno en pensamiento a las opiniones de los otros es, para mí, inverosímilmente estúpido, pues por su propia voluntad ya se estaría alienando de sus congéneres y dado que sin ellos no se puede definir a sí mismo, al negar a los otros en sí, se niega a sí mismo.

«La poesía»

Estándar

¿Qué es la poesía? ¿Acaso es el encandilar las palabras para que su dulce sonido en conjunción y que a nuestro oído suene ‘bien’? ¿O es el relatar las penas de forma acomodada, rítmica y perfecta para darle a entender a los demás lo que uno está sintiendo en el momento?

 

Sinceramente sé que no puedo tiranizar mi idea de lo que es la poesía, pero en mi percepción puedo decir que se trata de lo dicho anteriormente y aún más, pues es una forma de darse a entender a los demás sin tener que decir realmente todo lo que pase por la mente de uno en el momento; por eso es que la poesía es variopinta, por eso tenemos desde los haikus (de origen oriental) y tenemos los cantares épicos. La poesía es mil y una cosas a la vez, cosas que nos hacen volar y cosas que nos atemorizan, hasta sátiras de lo que nuestros conocidos pueden hacer (tomando la definición más extensa de ‘conocido’). 

 

(No conozco a muchos autores de poesía, así que si tienen sugerencias que quieran hacer, son completamente bienvenidas.)

 

La poesía, en su forma escrita, es simplemente una forma de comunicación con el mundo, una forma que tiene muchas reglas si se quiere hacer cultamente, forma muchas veces elíptica, lo  que no la hace fácil de descifrar. Como tal es algo muy complicado de hacer, pues [si no se tiene el talento natural] es una talacha el estarse aprendiendo a rajatabla lo que uno tiene que hacer para no violar los estatutos ya preestablecidos para un ‘poema’, más difícil es llevarlo a cabo con la sutileza necesaria. ¿Quién realmente sabe la composición poética de todas las figuras en todos los idiomas? Sin embargo, aquí hay algo complejo, pues a mi parecer un poema sólo puede ser leído en su idioma original, ya que al momento de la traducción, por más fidedigna que pueda parecer el traductor realmente goza de un momento creativo, recrea algo ya hecho; esto no quiere decir que por saber todas las formas de un idioma uno ya sabe todo lo que puede saber de poesía (repito: escrita). Regresando al punto inicial, la poesía sirve para expresarnos de forma ininteligible ante los demás, ante las personas que crean poder leerlo (claramente habrá quien sí entienda de un sopetón a que se refiere el poeta). Desafortunadamente hemos llegado a una época en donde todas las reglas del poema se han roto y en la cual se ha cultivado de manera frenética lo que es conocido como verso libre, lo cual ha hecho que muchas personas crean que si algo parece musical tiene que ser poesía, cuando realmente puede que sólo sea una prosa común y corriente.

 

Ahora, la poesía, metalingüisticamente, es algo más que una forma de comunicarse, es una  forma de sentirse, incluso de vivir; para saber esto basta con ver a Rimbaud, Baudelaire  y Bécquer, poetas que llevaban dentro de sí su poesía, que más que una forma de expresarse, la poesía era lo que ellos eran. Como tal la poesía es indefinible, pues cada quien le da una interpretación personal que puede escapar a la generalización gracias a que ésta no sería más que un intento de regla de tres. Sencillamente la poesía es poesía, siendo esto la definición que cada quien quiera darle; empero, esto es sólo aplicable sobre la base metalingüe, pues hablando en términos de cada lenguaje la poesía ya está establecida de ciertas maneras, con su forma, siendo el contenido lo que puede variar. 

 

Desde el punto inicial de la pesquisa se puede decir que no soy quién para resolverlo, pues para mí esta palabra (‘poesía’) es mucho más amplia de lo que a simple vista puede parecer. Si quieren intentar definirlo háganme saber porque la ampliación de los horizontes interpersonales puede ser muy provechoso para indagaciones de este tipo.