«About Murakami»

Estándar

I have heard diverse opinions about Murakami, and although I do believe he is a great writer I do not think he is one of the greatest of our times, he is not even near that select group.
And it is difficult to say that as he is the one that freed Japanese Literature of Kawabata, Oe, and Mishima’s tradition. Murakami refreshed their ideas and now, Japanese novels focus no more on exalting the past not polluted by other cultures, that wonderful past that marvels me, but it goes astray of it and lands in the near past and present, that present that many people want to live in. He dared to challenge those three pillars and apparently he won, and bot only in Japan, but his success was worldwide. He could manage to mix pop culture with a growing country full of mysteries. And for a sole man to do that he has gained the respect he deserves.
Unfortunately with the fame he obtained came the fans, both good and bad ones. I do despise the bad ones as they seem to care only for his work to be recognized with a Literature Nobel Prize, not believing worthy anyone else; and that is despicable. Maybe he will win that prize someday, but as far as I am concerned, in a globalized world as ours, there are many writers that today deserve that prize more than he does.

Anuncios

«¿Debe llevar título este sinsentido?»

Estándar

Quizá responderse a sí mismo quién es uno es la tarea más difícil que pueda haber. Creemos tener la respuesta por estar en nosotros mismos, pero por otra parte no pensamos que podemos estar cegados por nuestra misma creencia de lo que somos. Y daquí parece surgir una dicotomía pues, ¿somos lo que creemos ser o nos vela el orgullo propio que nos dice ser algo que no somos?
Hace tiempo leí, cuando recuerde la fuente lo haré saber, la que creo una solución acertada: somos quienes somos que somos a través de los otros para nosotros; esto no es que tengamos que ser lo que los demás quieran que seamos, sería pusilánime, sino que ¿cómo nos definimos sino a través de la convivencia con otras personas? Probablemente al final esas personas, a las que no creemos capaces de decirnos cómo somos, podrían ser más certeros que nosotros mismos al descifrarnos; todo por la influencia que lleguen a ejercer sobre nosotros.
Toda esa palabrería para llegar a esto: creerse realmente un ser ajeno en pensamiento a las opiniones de los otros es, para mí, inverosímilmente estúpido, pues por su propia voluntad ya se estaría alienando de sus congéneres y dado que sin ellos no se puede definir a sí mismo, al negar a los otros en sí, se niega a sí mismo.

«La poesía»

Estándar

¿Qué es la poesía? ¿Acaso es el encandilar las palabras para que su dulce sonido en conjunción y que a nuestro oído suene ‘bien’? ¿O es el relatar las penas de forma acomodada, rítmica y perfecta para darle a entender a los demás lo que uno está sintiendo en el momento?

 

Sinceramente sé que no puedo tiranizar mi idea de lo que es la poesía, pero en mi percepción puedo decir que se trata de lo dicho anteriormente y aún más, pues es una forma de darse a entender a los demás sin tener que decir realmente todo lo que pase por la mente de uno en el momento; por eso es que la poesía es variopinta, por eso tenemos desde los haikus (de origen oriental) y tenemos los cantares épicos. La poesía es mil y una cosas a la vez, cosas que nos hacen volar y cosas que nos atemorizan, hasta sátiras de lo que nuestros conocidos pueden hacer (tomando la definición más extensa de ‘conocido’). 

 

(No conozco a muchos autores de poesía, así que si tienen sugerencias que quieran hacer, son completamente bienvenidas.)

 

La poesía, en su forma escrita, es simplemente una forma de comunicación con el mundo, una forma que tiene muchas reglas si se quiere hacer cultamente, forma muchas veces elíptica, lo  que no la hace fácil de descifrar. Como tal es algo muy complicado de hacer, pues [si no se tiene el talento natural] es una talacha el estarse aprendiendo a rajatabla lo que uno tiene que hacer para no violar los estatutos ya preestablecidos para un ‘poema’, más difícil es llevarlo a cabo con la sutileza necesaria. ¿Quién realmente sabe la composición poética de todas las figuras en todos los idiomas? Sin embargo, aquí hay algo complejo, pues a mi parecer un poema sólo puede ser leído en su idioma original, ya que al momento de la traducción, por más fidedigna que pueda parecer el traductor realmente goza de un momento creativo, recrea algo ya hecho; esto no quiere decir que por saber todas las formas de un idioma uno ya sabe todo lo que puede saber de poesía (repito: escrita). Regresando al punto inicial, la poesía sirve para expresarnos de forma ininteligible ante los demás, ante las personas que crean poder leerlo (claramente habrá quien sí entienda de un sopetón a que se refiere el poeta). Desafortunadamente hemos llegado a una época en donde todas las reglas del poema se han roto y en la cual se ha cultivado de manera frenética lo que es conocido como verso libre, lo cual ha hecho que muchas personas crean que si algo parece musical tiene que ser poesía, cuando realmente puede que sólo sea una prosa común y corriente.

 

Ahora, la poesía, metalingüisticamente, es algo más que una forma de comunicarse, es una  forma de sentirse, incluso de vivir; para saber esto basta con ver a Rimbaud, Baudelaire  y Bécquer, poetas que llevaban dentro de sí su poesía, que más que una forma de expresarse, la poesía era lo que ellos eran. Como tal la poesía es indefinible, pues cada quien le da una interpretación personal que puede escapar a la generalización gracias a que ésta no sería más que un intento de regla de tres. Sencillamente la poesía es poesía, siendo esto la definición que cada quien quiera darle; empero, esto es sólo aplicable sobre la base metalingüe, pues hablando en términos de cada lenguaje la poesía ya está establecida de ciertas maneras, con su forma, siendo el contenido lo que puede variar. 

 

Desde el punto inicial de la pesquisa se puede decir que no soy quién para resolverlo, pues para mí esta palabra (‘poesía’) es mucho más amplia de lo que a simple vista puede parecer. Si quieren intentar definirlo háganme saber porque la ampliación de los horizontes interpersonales puede ser muy provechoso para indagaciones de este tipo.

«Respeto ajeno»

Estándar

Este escrito está destinado al olvido; empero, quiero constatar aquí que hay ocasiones en las que personas a las que se les apoya en distintas ocasiones, con una intención puramente buena, y se piensa que uno puede confiar en ésas. Lo cierto es que no podemos confiar en cualquiera, no sabemos quién pueda revelar lo que decimos [a veces sin conciencia de lo que en verdad queremos], ni a quién se lo pueda decir.

Pero sepan si alguien les da la confianza lo único que debemos hacer (noten el debemos en vez de podemos) es no meterse en sus asuntos. A esta reflexión viene el título. Respeten las cosas que les sean ajenas a sus intereses, pueden hacerle gran daño a las personas.

«¿Diferencia o identidad?»

Estándar

Desconozco qué saldrá de aquí.

Todo empieza en el nivel personal, la dialéctica entre ser parte de la masa y evadirnos de ésta.

Sinceramente no sé por qué no simplemente se comprende que es una síntesis lo que debemos llevar a cabo, porque es cierto que como podemos sobrepasar a los demás en ciertos aspectos, en otros somos inferiores, lo que no implica ser idénticos a todos.

Lo que me da miedo es ver que en la cientificación que se está propagando hoy en día todo va encaminado a una sociedad regulada, me da miedo porque quieren una sociedad como la descrita en “Brave new world” (Aldous Huxley), una utopía distópica. Ésa sería una sociedad sin valores éticos como hoy los conocemos, se sacrificaría la personalidad por la masa, evento que petrifica a las mentes lúcidas. Aceptémoslo, se necesitan personas que rompan los estigmas para poder evolucionar. 

Mas la otra cara de la moneda me repugna, el querer ser diferente a toda costa, sin tomar en cuenta que tenemos por naturaleza cosas en común, que por más que queramos renegar de ellas vivimos sometidos a tales. En esta posición los veo en “A clockwork orange” (Anthony Burgess), los veo queriendo ser Alex, sin darse cuenta que en el camino necesitan ayuda de los demás para ser; en otras palabras, adquirimos conciencia propia a través de los demás, existencia es coexistencia. 

Voy a la conclusión que ya di arriba, debemos sintetizarlo. Por un lado aceptar que vivimos en una sociedad de la cual necesitamos y que a la vez nos necesita; debemos apoyar a la gente que se destaque por sus méritos, que aboguen por nuevas propuestas a favor de todos; buscar el bien común a la vez que proveamos el bien personal (no descuidar a la persona por la masa y viceversa); no caer en la trampa del mal menor. Debemos ser solidarios a la vez que individualistas.

Es un trabajo por demás complejo, pero si cada quien se preocupa por ser y ayudar a los demás a ser… entonces habremos dado un gran paso para una mejor sociedad, en la que no se peleen la comunidad con la identidad personal.

«¿Ocio?»

Estándar

Hoy que se hizo la presentación oficial de una consola de videojuegos, después de un video que lanzó una compañía rival, me propongo hablar de qué estamos haciendo respecto al ocio.

Es cierto lo que he leído de autores (v.g. Mario Vargas Llosa) que opinan que hoy en día incluso el ocio por el que podemos optar está siendo enajenado por compañías que nos ofrecen opciones, las cuales sirven para evadirnos de una realidad que cada día deberíamos tener más presente.

Otra realidad es que cada vez la gente lee menos, se preocupa aún menos por encontrar algo constructivo en el arte porque los pocos valientes que se atreven a romper el velo de prohibición en el que hemos caído son tomados como locos por su generación y son eclipsados por gente que no tiene un ápice de cultura [respectivo a lo humano], sírvanse de ejemplo: jugadores de fútbol, baloncesto, y jóvenes ídolos de música cuyas canciones dicen poco o nada.

La salida que encuentro para este gran problema es que cada persona en su fuero interior se pregunte qué está haciendo respecto a la situación y diario tratar de mejorar un poco, innovando en su ser en forma constructiva en base al conocimiento que se adquiera, ése es el ocio que deseo se impusiera: el pensar.

Nota: No estoy satanizando los videojuegos, puesto que también sé disfrutarlos; estoy abogando porque sean una parte mínima del ocio del que dispongamos a la semana, igual con la televisión y análogos.

«Incoherencia coherente»

Estándar

Tantos sentimientos dentro de mí que no puedo discernir entre todos. ¿Qué es cierto?, ¿qué no? Sólo tengo certeza de un par de asuntos de los que estaré agradecido por siempre, de que no todo mi tiempo lo he desperdiciado cual vil haragán.

Soy aquel que ustedes han contribuido a formar, con defectos y virtudes (lo mayor en primer medida), que intenta tender a ser alguien mejor día a día. Y si lo hago no es sólo por mí, es para regresar una parte de todo lo que me dan, tanto a los que me han apoyado como a las personas de las que he aprendido cómo no ser.

Hace poco tiempo se me dijo que mis ideas escritas poco reflejan el cómo vivo, cosa que puede ser cierta dependiendo de la manera de juzgar. Espero que los que me conozcan sepan que sinceramente intento llevar mis ideas a la práctica; y si la mayor parte de las veces fallo no es porque no crea en tal situación, sino porque soy una persona más, disto de ser perfecto, nunca lo seré.

Sí, soy alguien que muchas veces no mide las acciones antes de realizarlas, pero nunca será en perjuicio de otros conscientemente. Creo firmemente que cada quien forma su entorno (siendo formado por los otros), y que depende de uno el hacer o no hacer algo, no en acusaciones o tratos coercitivos, en cuyo caso se hacen las cosas por temor.

No tengo idea de lo que estoy diciendo, pero espero algún día leer esto y poder decir ‘‘no lo hiciste tan mal después de todo’’.